Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

miércoles, 1 de octubre de 2014

Iijima Haruko




El lirio de la montaña.
Su polen sube
y empapa mis senos.
Iijima Haruko
(1921 - 2000)

Enlaces:
Haiku de Manuel Rivas

Jóvenes iraníes arrestados por la grabación en Teherán de una Versión de Pharrell Williams de "Happy"



El pasado mes de mayo Siete jóvenes iraníes fueron declarados culpables de "participar en la producción de un video vulgar", en en el que bailaban la canción Happy del cantante estadounidense Pharrel Williams. Un tribunal de su país los condenó a seis meses de cárcel y 91 latigazos, Sin embargo, las penas de prisión y latigazos han quedado por el momento suspendidas. Según el abogado de los jóvenes, FarshidRofugaran, “si en tres años no se comete un delito similar, la sentencia quedará anulada”.

Los jóvenes ahora condenados bailaban juntos en el vídeo que tuvo un gran éxito en internet y que causó el escándalo de las autoridades iraníes. Las mujeres aparecían sin el velo sobre la cabeza que es obligatorio para todas las mujeres dentro del país. Además, bailaban con los varones, una violación del más estricto código de comportamiento islámico que las autoridades iraníes tratan de hacer respetar en el país, sobre todo en la esfera pública

Al final del mismo, aparece un mensaje de los participantes en la grabación en el que se puede leer: "Hemos hecho este vídeo como seguidores de Pharrell Williams en ocho horas usando iPhones 5S. 'Happy' fue una excusa para ser felices. Disfrutamos cada segundo. Esperamos que ponga una sonrisa en vuestra cara".

 La televisión estatal difundió una grabación en la que los jovenes “confesaban” el supuesto delito y expresaban remordimiento. En el programa también aparecía el jefe de la Policía iraní, Hoseyn Sayedinia, que advirtió a quienes pretendan hacer vídeos similares que "serán identificados y se actuará contra ellos. Una práctica habitual en Irán y que ha sido repetidamente condenada por las organizaciones de derechos humanos, según informa la web de la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán.

Los países totalitarios siempre se escudan en la religión, para imponer su ideología, independientemente de la religión que defiendan.





Se ha puesto en marcha la iniciativa #HappyIranians en solidaridad con los seis jóvenes iraníes condenados. Para ello, propone a sus usuarios que envíen un vídeo haciendo su propia versión del tema Happy de Pharrell Williams. Para participar, pueden enviar el vídeo o subirlo a Twitter con la etiqueta #HappyIranians






Fuentes:
http://www.laprensa.hn/mundo/noticiasinsolitas/749080-96/iran%C3%ADes-condenados-a-prisi%C3%B3n-y-91-latigazos-por-bailar-happy

http://www.lavanguardia.com/participacion/20140919/54415213309/envia-video-happy-solidaridad-jovenes-iranies.html

http://www.elmundo.es/internacional/2014/09/18/541aab2be2704ed6768b457c.html

http://www.noticias24.com/internacionales/noticia/87957/a-91-latigazo-fueron-condenados-6-jovenes-en-iran/

Enlaces:
Malala Yousufzai


viernes, 19 de septiembre de 2014

sábado, 6 de septiembre de 2014

Andreu Nin y el nacionalismo




La burguesía tiende a constituirse en Estado nacional porque es la forma que responde mejor a sus intereses y que garantiza un mayor desarrollo de las relaciones capitalistas. 

Andreu Nin

jueves, 4 de septiembre de 2014

Asesinato de Victor Jara


"Ay, canto, qué mal me sales
cuando tengo que cantar espanto.
Espanto como el que vivo
como que muero, espanto.

Del verme entre tantos y tantos
momentos de infinito
en que el silencio y el grito
son las metas de este canto.

Lo que veo nunca vi,
lo que he sentido y lo que siento
hará brotar el momento..."


Victor Jara


En la mañana del 11 de septiembre de 1973, Víctor Jara tenía planificado cantar en un acto de Salvador Allende en el campus de la Universidad Técnica del Estado (UTE), los organizadores del acto de Allende le preguntaron si no sabía lo que estaba pasando. “Claro que sé, pero oí por la radio Magallanes que había que ir a sus puestos de trabajo. Bueno, yo trabajo acá y acá estoy”, respondió el cantautor, que también era director teatral de la UTE



En la madrugada del 12, los militares asaltaron a balazos la Universidad Técnica del Estado  UTE y a punta de metralletas sacaron del campus a los detenidos y los llevaron al Estadio Chile.
Cansados y con sus manos entrelazadas en la nuca, los 600 académicos, estudiantes y funcionarios de la Universidad Técnica del Estado (UTE) tomados prisioneros por los militares golpistas iban entrando al Estadio Chile. Un oficial con lentes oscuras, rostro pintado, metralleta terciada, granadas colgando en su pecho, pistola y cuchillo corvo en el cinturón, observaba desde arriba de un cajón a los prisioneros. Con voz estentórea, el oficial repentinamente gritó al ver a un prisionero de pelo ensortijado:



-¡A ese hijo de puta me lo traen para acá! -gritó a un conscripto, recuerda el abogado Boris Navia, uno de los que caminaba en la fila de prisioneros.
"¡A ese huevón!, ¡a ése!", le gritó al soldado, que empujó con violencia al prisionero. "¡No me lo traten como señorita, carajo!", espetó insatisfecho el oficial. Al oír la orden, el conscripto dio un culatazo al prisionero, que cayó a los pies del oficial.
-¡Así que vos sos Víctor Jara, el cantante marxista, comunista concha de tu madre, cantor de pura mierda! -gritó el oficial. "Lo golpeaba, lo golpeaba. Una y otra vez. En el cuerpo, en la cabeza, descargando con furia las patadas. Casi le estalla un ojo. Víctor sonreía. Él siempre sonreía, tenía un rostro sonriente, y eso descomponía más al facho. De repente, el oficial desenfundó la pistola, golpeándolo con el cañón del arma. Le rompió la cabeza y el rostro de Víctor quedó cubierto por la sangre que bajaba desde su frente"


Los prisioneros se habían quedado pasmados mirando la escena. Cuando el oficial, (conocido como El Príncipe), se cansó de golpear, ordenó a los soldados que pusieran a Jara en un pasillo y que lo mataran si se movía.
"Cuando llegaron más prisioneros y los soldados fueron a recibirlos, Víctor se quedó sin custodia. Entre varios lo arrastramos adonde estábamos y comenzamos a limpiar sus heridas. Llevaba casi dos días sin comida ni agua", dice Navia. Un detenido consigue que un soldado le regale un tesoro: un huevo crudo. Se lo dan a Jara. Con un fósforo, el cantautor perfora el huevo en ambos extremos y lo sorbe. "Nos dijo que así aprendió en su tierra a comer los huevos", recuerda.
A Jara le vuelven las energías. "Mi corazón late como campana", dice. Y habla, de Joan y sus hijas. Víctor pide lápiz y papel. Navia le pasa una libreta pequeña de apuntes, que hoy conserva la Fundación Víctor Jara como pieza de museo. Escribe con dificultad sus últimos versos: "Canto que mal que sales / Cuando tengo que cantar espanto / Espanto como el que vivo / Espanto como el que muero".


“Normalmente en el estadio anunciaban por los altavoces el apellido del prisionero ordenándole presentarse en tal o cual lugar. Pero a Jara lo vino a buscar un soldado. En este momento Víctor estaba sentado entre Boris Navia, jurista de la Universidad, y yo. El soldado se acercó silenciosamente y sin pronunciar una palabra tocó el hombro de Víctor haciéndole señas para que lo siguiera. Tanto yo, como otros prisioneros teníamos la impresion de que los militares no querían decir en voz alta que a Jara se lo llevaban a alguna parte... Cuando el cantante se levantó -seguramente, no pensaba volver sano y salvo. El oficial apodado “El Príncipe” había recibido la visita de unos oficiales de la Armada. y quiere exhibir a Jara. Un oficial de la Fuerza Aérea que está con un cigarrillo le pregunta a Jara si fuma. Con la cabeza, niega. "Ahora vas a fumar", advierte, y le arroja el cigarrillo. "¡Tómalo!", grita. Jara se estira tembloroso para recogerlo. "¡A ver si ahora vas a tocar la guitarra, comunista de mierda!", grita el oficial y pisotea las manos de Jara.



Tras la segunda de esas sesiones, Víctor Jara logró acercarse a personas que habían sido detenidas en la UTE, quienes lo limpiaron y trataron de cambiar su aspecto cubriéndolo con una chaqueta azul y cortándole su pelo negro rizado con un cortaúñas. Los últimos detenidos que lo vieron con vida han dicho que estaba muy golpeado, con la cara hinchada y sus manos fracturadas
Otro de los detenidos, el periodista Sergio Gutiérrez, contó que el artista “tenía numerosos hematomas en los pómulos, se notaba pálido, muy débil. Su mirada estaba perdida”. Apenas pudo reconocerlo, lo saludó y le preguntó cómo estaba, a lo que Víctor Jara le respondió: Mira mis manos… mira mis manos… me las machacaron para que nunca volviera a tocar la guitarra…”.
Gutiérrez recordó que “sus manos, esas milagrosas manos cuyos dedos deleitaban a millares de trabajadores e intelectuales al pulsar las cuerdas de la guitarra para acompañar sus canciones de protesta y esperanza, ya no eran tales. Estaban hinchadas y parecían tener un solo dedo, gordo y recubierto de sangre. Las pocas uñas que le quedaban estaban negras en su totalidad. Eran las manos más golpeadas que había visto en mi vida
Repentinamente, dos soldados lo toman y arrastran, a  Jara Comienza una paliza más brutal que las anteriores, a culatazos. El abogado Navia recordó que “desde lejos vemos cómo uno de ellos comienza a insultar a Víctor, le grita histérico y le da golpes de puño. La tranquili­dad que emana de los ojos de Víctor descompone a sus cancerberos. Los soldados reciben orden de golpearlo y comienzan con furia a descargar las culatas de sus fusiles en el cuerpo de Víctor. Dos veces alcanza a levantarse, herido, ensangrentado. Luego no vuelve a levantarse”. Es la última vez que ven con vida al cantante popular.



Casi tres días estuvimos juntos Víctor y yo en el Estadio de Chile. A nosotros casi no nos daban de comer. Engañábamos el hambre con agua. Víctor tenía la cara llena de moretones y un ojo cerrado por la hinchazón.” Relata Danilo Bartulin    médico particular de Salvador Allende, y también detenido en el Estadio de Chile
“Pronto empezaron a trasladar urgentemente a los prisioneros al Estadio Nacional donde a los militares les era más fácil controlar la situación. En el último grupo formado para ir al Nacional estábamos Víctor y yo. En total éramos unas cincuenta personas. De pronto apareció el comandante Manrique, recorrió la fila y ordenó salir a Víctor Jara,Litre Quiroga, conocido jurista, Director Nacional de Prisiones  y comunista, y a mí. ( Danilo Bartulin )
“Poco después a Víctor y a mí nos separaron de otros prisioneros y nos metieron en un pasillo frío. Estuvieron pegándonos desde las siete de la tarde hasta las tres de la madrugada. Nos encontrábamos tumbados en el suelo sin poder movernos. Estábamos aislados de otros presos políticos. A eso de las tres de la madrugada vino un teniente que me invitó a sentarme. Empezó a preguntarme sobre Allende y me tendió un cigarrillo. Fumé. Mientras tanto, Víctor seguía tendido en el suelo. Le entregué la mitad del cigarrillo, puesto que el teniente no quiso dar [le] otro a Víctor.”


Víctor se mostraba pesimista respecto a su destino. Pensaba que no saldría de allí. Traté de animarlo. Aunque presentía su próxima muerte, seguía siendo el de siempre. Se portaba con valor, con dignidad, no pedía gracia a sus torturadores...”
Abajo’ nos metieron a Víctor y a mí en un mismo baño. En el baño vecino estaba Litre Quiroga. Víctor y yo comprendimos que no teníamos salvación: éramos los últimos prisioneros del Estadio de Chile. Pero inesperadamente se dio la orden de que yo saliera. Víctor y yo nos despedimos en silencio, con una sola mirada.
José Alfonso Paredes Márquez  entonces joven de 18 años, integrante del grupo de militares que fusiló al cantautor, confesó ante el juez Fuentes que se encontraba de centinela un  camarín del subterráneo cuando observó el ingresó de unos quince detenidos. Y entre ellos reconoció a Víctor Jara y también a Litre Quiroga. Ambos fueron lanzados contra la pared. Detrás de los prisioneros, Paredes vio llegar al teniente NelsonHaase y al subteniente apodado “El Principe” (reconocido como Edwin DimterBianchi) . Y fue testigo del minuto preciso en que el mismo subteniente comenzó a jugar a la ruleta rusa con su revólver apoyado en la sien del cantautor. De allí salió el primer tiro mortal que impactó en su cráneo.
El cuerpo de Víctor Jara cayó al suelo de costado. Paredes observó cómo se convulsionaba. Y escuchó al subteniente ordenarle a él y a los otros conscriptos que descargaran ráfagas de fusiles en el cuerpo del artista. La orden se cumplió. Todo lo que ocurrió fue presenciado por Nelson Haase, quien se encontraba sentado detrás del escritorio de interrogación.
 La primer autopsia, de 1973  revela que el cuerpo del cantautor tenía aproximadamente 44 impactos de bala en su cuerpo. La nueva, en 2009, confirma que Jara murió por múltiples impactos.
Los otros 14 detenidos que venían con el cantautor y director teatral fueron acribillados por los propios conscriptos y oficiales presentes. Entre las víctimas cayó asesinado Litre Quiroga


Al anochecer del sábado 15 de septiembre trasladan a los prisioneros del Estadio Chile al mayor recinto del país, el Estadio Nacional. "Al salir al foyer para irnos, vemos un espectáculo dantesco. Hay entre 30 y 40 cadáveres apilados, y dos de ellos están más cercanos. Todos están acribillados y tienen un aspecto fantasmagórico, cubiertos de polvo blanco, porque cerca estaban apilados unos sacos de cal para hacer reparaciones, que cubre sus rostros y seca la sangre. Reconozco a Víctor en primer lugar, y después al abogado y director de Prisiones Littré Quiroga", relata Navia..


Sus cuerpos fueron cargados en un camión. Poco después y al amparo de la noche, todos ellos fueron abandonados en la vía pública., junto al Cementerio Metropolitano, en el acceso sur de Santiago. Una vecina reconoce al cantautor y avisa para que lo recojan. Cuando el cuerpo llega a la morgue, un trabajador de este servicio, reconoce a Jara y avisa a su esposa Joan para que lo sepulte en un nicho  antes de que lo entierren en una fosa común.



Alrededor del mediodía de ese 18 de septiembre, llegaron con el ataúd al Instituto Médico Legal (IML) Su cadáver. Lo cubrieron con un poncho nortino que traían y encima la mortaja.  El ataúd lo ubicaron en una sala que se utilizaba como velatorio.
Nos prendieron unas cuatro velas e hicimos entrar a Joan para que se quedara a solas con él, para que se despidiera de su marido. Estuvo alrededor de una hora “ recordó el ex funcionario del Registro Civil. HéctorHerrera Olguín, Después de guardar silencio durante 35 años.





Por su impacto y la impunidad en que están los culpables, el crimen de Jara es en Chile el equivalente al asesinato de Federico García Lorca en España.



En mayo de 2008, se proceso al teniente coronel en retiro MarioManríquez Bravo como autor intelectual del homicidio calificado de Víctor Jara.



A comienzos de enero de 2012 la Corte Suprema redistribuyó diversas causas de violaciones a los derechos humanos y el caso quedó en manos del ministro de Corte de Apelaciones de Santiago, MiguelVásquez Plaza. El 28 de diciembre pasado, el juez sometió a proceso a los militares en retiro Hugo Sánchez Marmonti y PedroBarrientos Núñez como autores materiales del homicidio calificado. Junto con ellos, encausó a los también ex miembros de Ejército Roberto Souper Onfray, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Hasse Mazzei, Luis Bethke Wulf y Jorge Eduardo Smith Gumucio como cómplices del brutal crimen.
Foto: Antonio Larrea-

Fuentes:





§   

Enlaces: 

40 AÑOS DEL GOLPE DE ESTADO EN CHILE.

PODEROSO CABALLERO ES DON DINERO - Francisco de Quevedo



 
Madre, yo al oro me humillo,
Él es mi amante y mi amado,
Pues de puro enamorado
De contino anda amarillo.
Que pues doblón o sencillo
Hace todo cuanto quiero,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Nace en las Indias honrado,
Donde el Mundo le acompaña;
Viene a morir en España,
Y es en Génova enterrado.
Y pues quien le trae al lado
Es hermoso, aunque sea fiero,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Es galán, y es como un oro,
Tiene quebrado el color,
Persona de gran valor,
Tan Cristiano como Moro.
Pues que da y quita el decoro
Y quebranta cualquier fuero,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Son sus padres principales,
Y es de nobles descendiente,
Porque en las venas de Oriente
Todas las sangres son Reales.
Y pues es quien hace iguales
Al duque y al ganadero,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Mas ¿a quién no maravilla
Ver en su gloria, sin tasa,
Que es lo menos de su casa
Doña Blanca de Castilla?
Pero pues da al bajo silla
Y al cobarde hace guerrero,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Sus escudos de Armas nobles
Son siempre tan principales,
Que sin sus Escudos Reales
No hay Escudos de armas dobles.
Y pues a los mismos robles
Da codicia su minero,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Por importar en los tratos
Y dar tan buenos consejos,
En las Casas de los viejos
Gatos le guardan de gatos.
Y pues él rompe recatos
Y ablanda al juez más severo,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Y es tanta su majestad
(Aunque son sus duelos hartos),
Que con haberle hecho cuartos,
No pierde su autoridad.
Pero pues da calidad
Al noble y al pordiosero,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Nunca vi Damas ingratas
A su gusto y afición,
Que a las caras de un doblón
Hacen sus caras baratas.
Y pues las hace bravatas
Desde una bolsa de cuero,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Más valen en cualquier tierra,
(Mirad si es harto sagaz)
Sus escudos en la paz
Que rodelas en la guerra.
Y pues al pobre le entierra
Y hace proprio al forastero,
Poderoso Caballero
Es don Dinero.


Francisco de Quevedo y Villegas (1580 -1645)


martes, 2 de septiembre de 2014

VISCA ESPANYA!! - Joan Maragall




¿Españoles?
y tanto!
lo somos más que 
los castellanos
Joan Maragall

VIVA ESPAÑA



Ahora seremos nosotros los primeros en gritarlo a todo aquel que se nos acerque: así le pide el santo y seña. No como antes, que muchos nos lo querían hacer gritar como un inri, porque España querían decir ellos. Ahora lo podemos enseñar lo que gritamos; porque «viva España» ya no es el grito trágico, ya no es un eco del vacío, ya no es el símbolo de las políticas funestas; sino que nuestro «viva España» significa que la España viva-¿Comprendeis? –que los pueblos se alcen y se muevan, que hablen, que se realicen por mismos, y se gobiernen y gobiernen!; y España ya no es un lugar común de patrioterismo encubridores de todo tipo de debilidades y concupiscencias, sino que España se eso que smueve y levanta y habla y planta cara a los que hasta ahora han vivido de su muerte aparente.



Así ya  sabemos ahora  gritar «Viva España»; ya no necesitamos a nadie que nos en enseñe, sino que nosotros podemos enseñarlo; y ya los hay que empiezan a apender a gritarlo como nosotros: ya es en Valencia, ya en Aragón, en  Basconiaen Andalucía que se alzan voces respondiendo a la nuestra

Escribe texto o la dirección de un sitio web, o bien, traduce un documento.
Y pronto seremos más los que sabremos llamarlo así que los que no  lo querían llamar de la otra manera; y cuando nosotros seamos los más, y los que no hayan podido aprender a nuestro modo sean los menos, entonces los separatistas serán ellos. Y nosotros seremos quienes, provocándoles, diremos: -¡Viva España! señor ministro, ¿A ver si lo sabe decir ?; viva España! señor importantísimo; viva España! vosotros los partidos, soldados de fila; y viva España! generales.

Y no penseis que vaya contra nadie más que contra aquellos que quieran que esto vaya en contra. Porque en este «viva España» cabemos todos los que estimen a España en espíritu y en verdad. Los únicos que no caben son los que no quieren caber, los enemigos de la España verdadera ..

¿Españoles? sí! más que vosotros! Viva España! Pero, como ha de vivir España? No arrastrándose por los callejones provinciales del caciquismo; no Agarrotada, como hasta ahora, en los lazos de un uniformismo que contrario a su naturaleza; no en el vacío de sentido de los partidos viejos ni en el aire corrompido de un centralismo cerrado a toda penetración del aura popular ... sino que tiene que vivir los cuatro vientos de los mares que la rodean; debe vivir en la libertad de sus pueblos; cada uno libre en sí, sacando del terruño propio del alma propia, y del alma propia del gobierno propio, pera rehacer todos juntos una España viva, gobernantda libremente por misma. Así ha de vivir España. Viva España!

Ya lo sabéis, pues, ahora, lo que le vendrá a pedir la Solidaridad catalana: os vendrá a pedir la libertad de los pueblos españoles, la vida nueva de España: la vida! Y esto es tan claro y tan fuerte, que todos los pueblos lo entendería y lo querrán enseguida; y no será sola Cataluña, sino todo los que quieran vivir en verdad de Castilla, de Navarra, de Galicia,  por todo, lo que se levantará en frente de lo que no quiera vivir en verdad; la solidaridad de la vida frente a la solidaridad de la muerte; la solidaridad española contra la falsificación de España. Ya lo sabéis ahora lo que vendremos a pediros. Esto será irresistible: solo os dejaremos discutir el cómo y el cuándo.

Y qué haréis? Atizareis el ejército contra nosotros, ¿contra España? Viva España! ¿Qué ejército español encoentrareis contra este grito

  ¿Quien se alza delante nuestro? ¿El pueblo de los trabajadores? Si ellos son la entraña viva de esta España nuestra! Ellos la mueven. Ellos vendrán unidos un día contra su estorbo, que sois vosotros.

¿Teneis, acaso, alguna juventud bien vuestra para oponerse, en nombre de algún otro ideal nuevo? no; la juventud, que es la esperanza, la juventud misma  que se ha criado en su atmósfera, no se ha dejado contaminar por su viejo prejuicio. Ellos ha abierto los brazos acogen generosamente nuestro ideal, y su amor nunca le será suficientemente bien pagado. Esta juventud es ya también hermana nuestra. Pues, si no tiene el entusiasmo de la juventud, si no tiene el caldo popular, si no tiene la nobleza de la espada, por falta de las virtudes cardinales de todo empuje nacional, que tiene, entonces? que queda entre vosotros?

 Mas, vosotros mismos, que sois que yo no os veo? En verdad que ya ni sé con quién hablo; y no creo que delante de mí, que contra mí, pueda haber nada más que sombra y mentira 
... 

-¡Viva España !!

 Joan Maragall (Obres completes ) 

1908. 




VISCA ESPANYA!!


 Are serèm nosaltres els primers en cridar-ho a tot aquell que se'ns acosti: així li demanarèm el sant i senya. No com abans, que molts ens ho volien fer cridar com un inri, perquè Espanya volien dir ells. Are ho podèm ensenyar lo que cridèm; perquè «visca Espanya» ja no es el crit tràgic, ja no es un ressò de la buidor, ja no es el símbol de les polítiques funestes; sinò que'l nostre «visca Espanya» vol dir que l'Espanya visca—entenèu?—que'ls pobles s'alcin i's moguin, que parlin, que fassin per sí meteixos, i's governin i governin; i Espanya ja no es un lloc comú de patrioterisme encubridor de tota mena de debilitats i concupiscencies, sinó que Espanya es això que's mou i s'alça i parla i planta cara als que fins are han viscut de la seva mort aparent.


 Així ja'n sabèm are de cridar «Visca Espanya»; ja no necessitèm ningú que'ns en ensenyi, sinó que nosaltres podèm ensenyar-ne; i ja n'hi ha que comencen a apendre'n de cridar-ho com nosaltres: ja es a Valencia, ja es a Aragó, ja es a Basconia, ja es a Andalusia que s'alcen veus responent a la nostra. I aviat serèm més els que sabrèm cridar-ho així que no pas els que'ns ho volien fer cridar de l'altra manera; i quan nosaltres siguèm els més, i'ls que no hagin pogut apendre-ho al nostre modo sien els menys, allavores els separatistes seràn ells. I nosaltres serèm els qui, provocant-los, dirèm:—Visca Espanya! senyor ministre, veiam si ho sab dir?; visca Espanya! senyor importantíssim; visca Espanya! vosaltres dels partits, soldats de fila; i visca Espanya! generals.


 I això no us pensèu que vagi contra ningú més que contra aquells que vulguin que això'ls vagi en contra. Perquè en aquest «visca Espanya» hi cab tothom que estimi a Espanya en esperit i en veritat. Els únics que no hi caben són els que no hi volen cabre, els enemics de la Espanya veritable.


 Espanyols? sí! més que vosaltres! Visca Espanya! Però, com ha de viure Espanya? No pas arrossegant-se pels carrerons provincials del caciquisme; no pas agarrotada, com fins are, en els lligams d'un uniformisme que es contrari a la seva naturalesa; no pas en la buidor de sentit dels partits vells ni en l'aire corromput d'un centralisme tancat a tota penetració de l'aura popular... sinó que ha de viure als quatre vents dels mars que la volten; ha de viure en la llibertat del seus pobles; cadascú lliure en sí, traient del terrer propi l'ànima propia, i de l'ànima propia'l govern propi, pera refer tots junts una Espanya viva, governant-se lliurement per sí meteixa. Així ha de viure Espanya. Visca Espanya!


 Ja ho sabèu, doncs, are, lo que us vindrà a demanar la Solidaritat catalana: us vindrà a demanar la llibertat del pobles espanyols, la vida nova d'Espanya: la vida! I això es tant clar i tant fort, que tots els pobles ho entendràn i ho voldràn desseguida; i no serà sola Catalunya, sinó tot lo que vulgui viure en veritat de Castella, de Navarra, de Galicia, de per tot, lo que s'alçarà al davant de lo que no vulgui viure en veritat; la solidaritat de la vida davant de la solidaritat de la mort; la solidaritat espanyola contra la falsificació d'Espanya. Ja ho sabèu are lo que vindrèm a demanar-vos. Això serà el què irresistible: no més us deixarèm per discutir el com i el quan.


 I què farèu? Atiarèu l'exèrcit contra nosaltres, contra Espanya? Visca Espanya! Quin exèrcit espanyol trobarèu contra aquest crit?
 Qui alçarèu al davant nostre? El poble dels treballadors? Si ells ne són la entranya viva d'aquesta Espanya nostra! Ells la mouen. Ells vindràn tots un dia contra el seu destorb, que sou vosaltres.


 Teniu, per ventura, alguna joventut ben vostra pera oposar-nos, en nom d'algun altre ideal nou? No; la joventut, que es la esperança, la joventut meteixa que heu criat en la vostra atmòsfera, no s'ha deixat contaminar pel vostre vell prejudici. Ella'ns ha obert els braços acullint generosament el nostre ideal, i el seu amor mai li serà prou ben pagat. Aquesta joventut es ja també germana nostra.


 Doncs, si no teniu l'entussiasme de la joventut, si no teniu el brahó popular, si no teniu la noblesa de la espasa, si us manquen les virtuts cardinals de tota empenta nacional, què teniu, doncs? què hi queda entre vosaltres?


 Mes, vosaltres meteixos, qui sou que jo no us veig? En veritat que ja ni sé amb qui parlo; i no crec que davant meu, que contra meu, pugui haver-hi res més que ombra i mentida...


 —Visca Espanya!!



 Joan Maragall (Obres completes ) 


5 - v -1908.

Enlaces: