Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

martes, 16 de diciembre de 2014

lunes, 15 de diciembre de 2014

NADALA - Miquel Martí i Pol


  A Tomàs Roig i Llop

Hem bastit el pessebre en un angle 
del menjador, sobre una taula vella, 
el pessebre mateix de cada any 
amb la mula i el bou i l'Infant 
i els tres Reis i l'estrella. 
Hem obert innombrables camins, 
tots d'adreça a la Cova, 
amb corrues de vells pelegrins 
-tots nosaltres- atents a l'auster caminar de la prova. 
I en la nit del misteri hem cantat 
les antigues cançons 
se la mula i el bou i l'Infant i els tres Reis i l'estrella. 
I oferíem la nit amb els ulls i les mans. 
I cantàvem molt baix, amb vergonya potser de saber-nos germans 
de l'Infant i de tots en la nit de la gran meravella. 


Miquel Martí i Pol



Hemos construido el pesebre en un ángulo
del comedor, sobre una mesa vieja,
el pesebre mismo de cada año
con la mula y el buey y el Niño
y los tres Reyes y la estrella.
Hemos abierto innumerables caminos,
todos de dirección a la Cueva,
con hileras de viejos peregrinos
-todos nosotros- atentos al austero caminar de la prueba.
Y en la noche del misterio hemos cantado
las antiguas canciones
la mula y el buey y el Niño y los tres Reyes y la estrella.
Y ofrecíamos la noche con los ojos y las manos.
Y cantábamos muy bajo, con vergüenza quizás de sabernos hermanos
del Niño y de todos en la noche de la gran maravilla.

Miquel Martí i Pol

Enlaces:
Ara mateix  Miquel Martí i Pol


domingo, 14 de diciembre de 2014

El Caganer




En un pessebre ha d'haver-hi
un nen Jesús i el Sant Josep
també la Verge Maria,
una vaca y una mula
y mal penjat un angelet.

Però sobretot hi ha d'haver-hi,
hi ha d'haver-hi un caganer.

Hi ha d'haver-hi escorça i molsa
i un poblet ben nevadet
i un riu de paper de plata,
pastorets i pastoretes
al voltant d'un foc rogent.

En un pessebre hi ha d'haver-hi
tres gallines i un ferrer,
un ramat de cabres sueltes
i una iaia castanyera
i un dimoni dins l'infern.

Agafeu la cartolina
retalleu un cel immens
i afegiu-li unes estrelles.
Els que no tinguin llumetes
hi podran posar gomets.

També hi ha d'haver tres reis
amb tres patges, tres camells,
que vénen des de l'Orient,
carregats, porten presents.
Què bé que ens ho passarem!

Al pessebre hi ha d'haver,
hi ha d'haver-hi un tamboret
perquè hi segui Sant Josep.
I si no hi ha tamboret,
que el pobret s'estigui dret.

No us en oblideu mai més
en un pessebre hi ha d'haver
en un pessebre hi ha d'haver-hi
hi ha d'haver-hi un caganer.


Albert Pla + Judit Farrés



En un pesebre debe haber
un niño Jesús y San José
también la Virgen María,
una vaca y una mula
y mal colgado un angelito.

Pero sobre todo tiene que haber,
debe haber un cagón.

Tiene que haber corteza y musgo
y un pueblo bien nevadito
y un río de papel de plata,
pastorcillos  y pastorcillas
alrededor de un fuego rojizo.

En un pesebre tiene que haber
tres gallinas y un herrero,
un rebaño de cabras sueltas
y una abuela castañera
y un demonio en el infierno.

Coger la cartulina
recortar un cielo inmenso
y añadir unas estrellas.
Los que no tengan lucecitas
podrán poner pegatinas.

También debe haber tres reyes
con tres pajes, tres camellos,
que vienen desde el Oriente,
cargados, llevan presentes.
Qué bien que nos lo pasaremos!

En el pesebre tiene que haber,
debe haber un taburete
porque siente San José.
Y si no hay taburete,
que el pobre esté derecho.

No os olvidéis nunca más
en un pesebre tiene que haber
en un pesebre tiene que haber
debe haber un cagón.

Albert Pla + Judit Farrés


viernes, 12 de diciembre de 2014

EL GIGANTE EGOÍSTA - OSCAR WILDE

Cada tarde, a la salida de la escuela, los niños se iban a jugar al jardín del Gigante.


Era un jardín amplio y hermoso, con arbustos de flores y cubierto de césped verde y suave. Por aquí y por allá, entre la hierba, se abrían flores luminosas como estrellas, y había doce albaricoqueros que durante la Primavera se cubrían con delicadas flores color rosa y nácar, y al llegar el Otoño se cargaban de ricos frutos aterciopelados. Los pájaros se demoraban en el ramaje de los árboles, y cantaban con tanta dulzura, que los niños dejaban de jugar para escuchar sus trinos.


—¡Qué felices somos aquí! —se decían unos a otros.


Pero un día el Gigante regresó. Había ido de visita donde su amigo el Ogro de Cornish, y se había quedado con él durante los últimos siete años. Durante ese tiempo ya se habían dicho todo lo que se tenían que decir, pues su conversación era limitada, y el Gigante sintió el deseo de volver a su mansión. Al llegar, lo primero que vio fue a los niños jugando en el jardín.


—¿Qué hacen aquí? —surgió con su voz retumbante.


Los niños escaparon corriendo en desbandada.


—Este jardín es mío. Es mi jardín propio —dijo el Gigante—; todo el mundo debe entender eso y no dejaré que nadie se meta a jugar aquí.


Y de inmediato, alzó una pared muy alta, y en la puerta puso un cartel que decía:

"ENTRADA ESTRICTAMENTE PROHIBIDA BAJO LAS PENAS CONSIGUIENTES".


Era un Gigante egoísta...


Los pobres niños se quedaron sin tener donde jugar. Hicieron la prueba de ir a jugar en la carretera, pero estaba llena de polvo, estaba plagada de pedruscos, y no les gustó. A menudo rondaban alrededor del muro que ocultaba el jardín del Gigante y recordaban nostálgicamente lo que había detrás.


—¡Qué dichosos éramos allí! —se decían unos a otros.


Cuando la Primavera volvió, toda la comarca se pobló de pájaros y flores. Sin embargo, en el jardín del Gigante Egoísta permanecía el Invierno todavía. Como no había niños, los pájaros no cantaban, y los árboles se olvidaron de florecer. Sólo una vez una lindísima flor se asomó entre la hierba, pero apenas vio el cartel, se sintió tan triste por los niños, que volvió a meterse bajo tierra y volvió a quedarse dormida.


Los únicos que ahí se sentían a gusto, eran la Nieve y la Escarcha.


—La Primavera se olvidó de este jardín —se dijeron—, así que nos quedaremos aquí todo el resto del año.


La Nieve cubrió la tierra con su gran manto blanco y la Escarcha cubrió de plata los árboles. Y en seguida invitaron a su triste amigo el Viento del Norte para que pasara con ellos el resto de la temporada. Y llegó el Viento del Norte. Venía envuelto en pieles y anduvo rugiendo por el jardín durante todo el día, desganchando las plantas y derribando las chimeneas.


—¡Qué lugar más agradable! —dijo—. Tenemos que decirle al Granizo que venga a estar con nosotros también.


Y vino el Granizo también. Todos los días se pasaba tres horas tamborileando en los tejados de la mansión, hasta que rompió la mayor parte de las tejas. Después se ponía a dar vueltas alrededor, corriendo lo más rápido que podía. Se vestía de gris y su aliento era como el hielo.


—No entiendo por qué la Primavera se demora tanto en llegar aquí— decía el Gigante Egoísta cuando se asomaba a la ventana y veía su jardín cubierto de gris y blanco, espero que pronto cambie el tiempo.


Pero la Primavera no llegó nunca, ni tampoco el Verano. El Otoño dio frutos dorados en todos los jardines, pero al jardín del Gigante no le dio ninguno.


—Es un gigante demasiado egoísta—decían los frutales.


De esta manera, el jardín del Gigante quedó para siempre sumido en el Invierno, y el Viento del Norte y el Granizo y la Escarcha y la Nieve bailoteaban lúgubremente entre los árboles.


Una mañana, el Gigante estaba en la cama todavía cuando oyó que una música muy hermosa llegaba desde afuera. Sonaba tan dulce en sus oídos, que pensó que tenía que ser el rey de los elfos que pasaba por allí. En realidad, era sólo un jilguerito que estaba cantando frente a su ventana, pero hacía tanto tiempo que el Gigante no escuchaba cantar ni un pájaro en su jardín, que le pareció escuchar la música más bella del mundo. Entonces el Granizo detuvo su danza, y el Viento del Norte dejó de rugir y un perfume delicioso penetró por entre las persianas abiertas.


—¡Qué bueno! Parece que al fin llegó la Primavera —dijo el Gigante y saltó de la cama para correr a la ventana.


¿Y qué es lo que vio?


Ante sus ojos había un espectáculo maravilloso. A través de una brecha del muro habían entrado los niños, y se habían trepado a los árboles. En cada árbol había un niño, y los árboles estaban tan felices de tenerlos nuevamente con ellos, que se habían cubierto de flores y balanceaban suavemente sus ramas sobre sus cabecitas infantiles. Los pájaros revoloteaban cantando alrededor de ellos, y los pequeños reían. Era realmente un espectáculo muy bello. Sólo en un rincón el Invierno reinaba. Era el rincón más apartado del jardín y en él se encontraba un niñito. Pero era tan pequeñín que no lograba alcanzar a las ramas del árbol, y el niño daba vueltas alrededor del viejo tronco llorando amargamente. El pobre árbol estaba todavía completamente cubierto de escarcha y nieve, y el Viento del Norte soplaba y rugía sobre él, sacudiéndole las ramas que parecían a punto de quebrarse.


—¡Sube a mí, niñito! —decía el árbol, inclinando sus ramas todo lo que podía. Pero el niño era demasiado pequeño.


El Gigante sintió que el corazón se le derretía.


—¡Cuán egoísta he sido! —exclamó—. Ahora sé por qué la Primavera no quería venir hasta aquí. Subiré a ese pobre niñito al árbol y después voy a derribar el muro. Desde hoy mi jardín será para siempre un lugar de juegos para los niños.


Estaba de veras arrepentido por lo que había hecho.


Bajó entonces la escalera, abrió cautelosamente la puerta de la casa, y entró en el jardín. Pero en cuanto lo vieron los niños se aterrorizaron, salieron a escape y el jardín quedó en Invierno otra vez. Sólo aquel pequeñín del rincón más alejado no escapó, porque tenía los ojos tan llenos de lágrimas que no vio venir al Gigante. Entonces el Gigante se le acercó por detrás, lo tomó gentilmente entre sus manos, y lo subió al árbol. Y el árbol floreció de repente, y los pájaros vinieron a cantar en sus ramas, y el niño abrazó el cuello del Gigante y lo besó. Y los otros niños, cuando vieron que el Gigante ya no era malo, volvieron corriendo alegremente. Con ellos la Primavera regresó al jardín.


—Desde ahora el jardín será para ustedes, hijos míos —dijo el Gigante, y tomando un hacha enorme, echó abajo el muro.


Al mediodía, cuando la gente se dirigía al mercado, todos pudieron ver al Gigante jugando con los niños en el jardín más hermoso que habían visto jamás.


Estuvieron allí jugando todo el día, y al llegar la noche los niños fueron a despedirse del Gigante.


—Pero, ¿dónde está el más pequeñito? —preguntó el Gigante—, ¿ese niño que subí al árbol del rincón?


El Gigante lo quería más que a los otros, porque el pequeño le había dado un beso.


—No lo sabemos —respondieron los niños—, se marchó solito.


—Díganle que vuelva mañana —dijo el Gigante.


Pero los niños contestaron que no sabían donde vivía y que nunca lo habían visto antes. Y el Gigante se quedó muy triste.


Todas las tardes al salir de la escuela los niños iban a jugar con el Gigante. Pero al más chiquito, a ese que el Gigante más quería, no lo volvieron a ver nunca más. El Gigante era muy bueno con todos los niños pero echaba de menos a su primer amiguito y muy a menudo se acordaba de él.


—¡Cómo me gustaría volverle a ver! —repetía.


Fueron pasando los años, y el Gigante se puso viejo y sus fuerzas se debilitaron. Ya no podía jugar; pero, sentado en un enorme sillón, miraba jugar a los niños y admiraba su jardín.


—Tengo muchas flores hermosas —se decía—, pero los niños son las flores más hermosas de todas.


Una mañana de Invierno, miró por la ventana mientras se vestía. Ya no odiaba el Invierno pues sabía que el Invierno era simplemente la Primavera dormida, y que las flores estaban descansando.


Sin embargo, de pronto se restregó los ojos, maravillado y miró, miró…


Era realmente maravilloso lo que estaba viendo. En el rincón más lejano del jardín, había un árbol cubierto por completo de flores blancas. Todas sus ramas eran doradas, y de ellas colgaban frutos de plata. Debajo del árbol estaba parado el pequeñito a quien tanto había echado de menos.


Lleno de alegría el Gigante bajó corriendo las escaleras y entró en el jardín. Pero cuando llegó junto al niño su rostro enrojeció de ira, y dijo:


—¿Quién se ha atrevido a hacerte daño?


Porque en la palma de las manos del niño había huellas de clavos, y también había huellas de clavos en sus pies.


—¿Pero, quién se atrevió a herirte? —gritó el Gigante—. Dímelo, para tomar la espada y matarlo.


—¡No! —respondió el niño—. Estas son las heridas del Amor.


—¿Quién eres tú, mi pequeño niñito? —preguntó el Gigante, y un extraño temor lo invadió, y cayó de rodillas ante el pequeño.


Entonces el niño sonrió al Gigante, y le dijo:


—Una vez tú me dejaste jugar en tu jardín; hoy jugarás conmigo en el jardín mío, que es el Paraíso.


Y cuando los niños llegaron esa tarde encontraron al Gigante muerto debajo del árbol. Parecía dormir, y estaba entero cubierto de flores blancas
.
OSCAR WILDE


Enlaces:

Oscar Wilde

EL RUISEÑOR Y LA ROSA - Oscar Wilde

La niña de los fósforos por Hans Christian Andersen

jueves, 11 de diciembre de 2014

Villancico - Gloria Fuertes - Paco Ibañez



Ya está el niño en el portal
que nació en la portería,
San José tiene taller,
y es la portera María.

Vengan sabios y doctores
a consultarle sus dudas,
el niño sabelotodo
está esperando en la cuna.

Dice que pecado es
hablar mal de los vecinos
y que pecado no es
besarse por los caminos.

Que se acerquen los pastores
que me divierten un rato
que se acerquen los humildes,
que se alejen los beatos.

Que pase la Magdalena,
que venga San Agustín,
que esperen los reyes magos
que les tengo que escribir.

 Gloria Fuertes  

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Asociación del Arte de Imprimir - Joan López

 De la colaboración de clases al germen del marxismo español


En este 9 de diciembre, aniversario del fallecimiento de Pablo Iglesias, es de obligado cumplimiento rendir un homenaje al fundador del socialismo español.

Dado que su biografía es harto conocida, así como los hechos acaecidos en la taberna Casa Labra en 1879 , podría ser oportuno comenzar aportando algunos detalles sobre los prolegómenos del nacimiento del PSOE, que ayudan a explicar cómo su programa fundacional, basado en la transformación socialista de la sociedad, no vino caído del cielo ni surgió por inspiración divina, sino que fue el resultado de la experiencia que aquellos obreros fueron adquiriendo en su lucha constante por la mejora de sus condiciones de vida.

En noviembre de 1871 se fundó en Madrid la Asociación del Arte de Imprimir.  Se trataba de una asociación  de carácter  interclasista. Su objetivo era mejorar las condiciones del oficio buscando el consenso entre patronos y obreros, armonizando los intereses de los trabajadores con los intereses de los dueños de las imprentas. En la asociación se promulgaba contra el odio, las intransigencias y los extremismos.

En las reuniones públicas que se realizaron para la constitución de dicho organismo, intervinieron Pablo Iglesias y Anselmo Lorenzo, quienes rechazaban  la política de colaboración de clases y recordaban a los trabajadores del sector que ya existía una Sección de Tipógrafos en la Internacional (AIT).  Sus palabras fueron ignoradas. Ambos eran tipógrafos y miembros de la Asociación Internacional de Trabajadores, de influencia marxista el primero y bakuninista el segundo.
A instancias del diputado a cortes Eduardo Benot, se dispuso la creación de una imprenta colectiva, propiedad de la asociación, con el fin de emplear a los profesionales del gremio en paro y recaudar fondos. Sin embargo, económicamente resultó ser un desastre y no se consiguió colocar a todos los obreros tipógrafos desempleados. El fracaso más estrepitoso resultó ser el anhelo de cordialidad y armonía entre obreros y patronos.  Estos últimos ninguneaban a la asociación, no acudían a las reuniones que se convocaban para debatir sobre los jornales y las condiciones de trabajo y cuando lo hacían era para decirles que más valía dejarse de reuniones y ponerse a trabajar.

En marzo de 1873 se intentó instaurar, de forma amistosa y cordial, las tarifas de jornales elaboradas por la asociación con la conformidad de una minoría de patronos. Finalmente no hubo más remedio que  recurrir a la huelga. Es de creer que  las palabras  de aquellos  obreros tipógrafos de la Internacional que un par de años atrás hablaban sobre la lucha de clases, las contradicciones del sistema  capitalista y el enfrentamiento irreconciliable entre los intereses de los trabajadores y los de la patronal,  debían de resonar por aquel entonces en las cabezas de quienes los oyeron pero no los escucharon en su momento.

La toma de conciencia es un proceso en el que los trabajadores aprenden por propia experiencia. No obstante, cuando se fertiliza al movimiento con ideas y teorías correctas, llega un momento en que al calor de los acontecimientos comienzan a germinar  las semillas que en un momento dado fueron lanzadas en lo que en principio parecía ser tierra yerma. Es entonces cuando los trabajadores comienzan a extraer conclusiones. La huelga resultó ser un éxito, conduciéndose los tipógrafos tan valerosamente que Iglesias no se contentó con escribir elogios de aquella lucha en “La Emancipación”, sino que, en fecha 4 de mayo de 1873, ingresó en la Asociación General del Arte de Imprimir 

El 10 de mayo de 1874, Pablo Iglesias fue elegido presidente de la Asociación del Arte de Imprimir. Reunió al resto de la directiva para declararles su propósito de no aceptar el cargo. Opinaba que éste debía ser desempeñado por un hombre a quien los años, la conducta y la superioridad profesional por todos reconocida diesen verdadera autoridad y respetabilidad, y él se veía a sí mismo como un muchacho, un joven idealista lleno de entusiasmo y  buenas intenciones, pero nada más.  La respuesta unánime fue que Iglesias tenía el deber de dirigir la asociación con la autoridad que le daban los sufragios de los asociados y que, en todo caso, si se obstinaba en renunciar, se le respetaría, pero eso implicaría el desquiciamiento total del organismo. Iglesias aceptó la presidencia. Contaba por aquel entonces con veintitrés años.

En aquella primera dirección marxista de obreros tipógrafos en la Asociación del Arte de Imprimir se encontraba el germen de lo que poco más tarde se convertiría en el Partido Socialista Obrero Español. Fue el 2 de Mayo de 1879, en la taberna Casa Labra de la calle Tetuán de Madrid. De los 25 asistentes a su fundación, dieciséis de ellos eran tipógrafos, entre los que se encontraba el propio Pablo Iglesias, junto a cuatro médicos, un doctor en ciencias, dos plateros, un marmolista y un zapatero. Iglesias insistió en que la palabra Obrero debía figurar junto a la de Socialista, para dejar constancia del carácter de clase del partido. En el manifiesto fundacional se proclamaba la abolición de la propiedad privada de los medios de producción y la consecución del poder por la clase trabajadora hasta conseguir su completa  emancipación, es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores libres e iguales, honrados e inteligentes.

Joan López

Fuente:
http://esquerrasocialistadecatalunya.com/2014/12/08/asociacion-del-arte-de-imprimir-de-la-colaboracion-de-clases-al-germen-del-marxismo-espanol/

lunes, 8 de diciembre de 2014

En mi país - Iehuda Amikhai




En el meu país, anomenat Terra Santa
mai no s’ha permès a l’eternitat de ser eterna
l’han diluïda en petites religions,
l’han fraccionada en territoris de Déu
i l’han esmicolada en bocins d’història
esmoladíssims que poden ferir de mort.
De les seves tranquil·les distàncies n’han fet
proximitats estremides per la pena del present.
- Iehuda Amikhai



En mi país, llamado Tierra de Santa
no se ha permitido a la eternidad ser eterna
La  han diluido en pequeñas religiones,
han dividido los territorios de Dios
la han roto en pedazos de historia
afilados que puede herir de muerte.
Sus tranquilas distancias convertidas
en cercanas temblorosas por la pena del presente

-Iehuda Amikhai


viernes, 5 de diciembre de 2014

La vida del toro en la dehesa.



Existen muchas diferencias entre la vida del toro bravo en comparación con otros vacunos. El toro vive cuatro años, el resto de vacunos seis meses. Uno vive en la dehesa, otro en una explotación ganadera. El toro incluso muere con la posibilidad de defenderse en la lidia, el otro en un matadero donde llega la noche de antes y sufre lo que más descompone a un vacuno que es el olor a sangre...



La historia de la ganadería de reses bravas cuenta con más de tres siglos, desde que los criadores españoles iniciaron la selección del toro de lidia para las fiestas taurinas en el siglo XVIII; lo que hace de estos animales la raza bovina más antigua del mundo.
El toro de lidia es fruto de la labor de selección llevada a cabo por los ganaderos de reses bravas que  han ido adaptando durante tres siglos a la evolución de la Tauromaquia, gracias a su inigualable diversidad genética. El constante cambio viene marcado por los gustos del público y de los toreros. A diferencia de otras razas, la de lidia está estructurada en variedades llamadas encastes. De hecho, estudios genéticos de la raza han demostrado que el grado de separación genética entre dos encastes es muy superior al que puede existir entre las razas bovinas europeas.
El toro bravo nace y se cría en el campo, en la dehesa. La dehesa es una gran finca de secano, con abundantes pastos y arbolado, en general encinas y robles. En ella pastan las reses de las ganaderías. su crianza se extiende por más de 500.000 hectáreas entre España y Portugal, y contribuye de forma extraordinaria a su conservación de la dehesas que está considerada por la Unión Europea como espacio de Alto Valor Natural (AVN), porque estamos ante una reserva natural de biodiversidad donde coexisten muchas especies animales y vegetales. Y España es el país europeo que más superficie AVN posee.
La cría del toro de lidia es un ejemplo de sostenibilidad, pues por un lado genera miles de puestos de trabajos directos e indirectos, con una cualificación especial, como técnico agropecuario  y una dedicación exclusiva, desde El mayoral, que conoce a todas las reses, su genealogía y es el encargado de realizar las órdenes del ganadero, se ocupa de dirigir los traslados y de estar al frente de los lotes durante su lidia,. a los vaqueros, cabestreros, pastores y zagales, que se ocupan del estado tanto de vacas, cabestros y crías  ; y por otro lado,  se contribuye al mantenimiento de la dehesa, por tratarse de una raza autóctona que se adapta perfectamente al medio natural. Gracias a su
rusticidad ayuda a la supervivencia de especies que están en peligro de extinción, como el lince ibérico, el águila imperial e ibérica y la cigüeña negra. con los que comparte el territorio. Por tanto, protege la biodiversidad de la flora y la fauna autóctonas.
En el campo se cuida mucho a los toros desde su nacimiento, durante su crecimiento, reciben en el campo todo tiempo de antenciones, desde la comida hasta los controles veterinarios que pasan periódicamente en la ganadería. El toro es el dueño, el rey de la dehesa, debido a las características de una cría semisalvaje; y además influyen en la fijación del tejido rural.


El toro vive plácidamente en la dehesa entre cuatro y cinco son los años. Nos encontramos ante el animal que más tiempo vive en régimen de semilibertad, cuyo único fin es dar su bravura en la plaza. Precisamente, su largo ciclo productivo y sus características de manejo hacen que la cría del toro de lidia sea la producción animal más costosa que existe y que además esté sujeta a riesgos e incertidumbres. Estudios realizados por la UCTL han mostrado que el coste de producción del toro de lidia es de alrededor de 4.500 euros.

Fuentes:

martes, 2 de diciembre de 2014

El Papus la Revista satírica y neurasténica,

El Papus  la  Revista satírica y neurasténica, fue un semanario de humor satírico publicado en España con periodicidad semanal desde el 1973 hasta 1986.

El primer numero se publicita con un anuncio protagonizado por el cómico argentino Joe Rígoli en Televisión Española  'El Papus', la revista de humor más longeva durante la Transición. No solo desbancó a 'La Codorniz'. Consiguió colocarse la quinta revista más leída dentro del mercado español, después de '¡Hola!', 'Lecturas', 'Semana' y 'Cambio 16'  Fue propiedad de Elf Ediciones (la misma empresa de Barrabás) y a partir del núm. 45 perteneció Ediciones Amaika S.A. Comenzó tirando 115.000 ejemplares, y alcanzó el máximo en marzo de 1976 con una tirada útil de 400.000 y una difusión total próxima a los 230.000. A partir de ahí inició un declive, pero entre los veranos del 78 y 79 su difusión todavía era de 62.000 ejemplares según el control de la OJD.

Dirigida por  Xavier de Echarri Moltó creador también de Barrabás, una revista satírica dedicada al deporte.  En ella colaboraron los escritores Antonio Franco, Joan de Sagarra, Vázquez Moltalbán,  MarujaTorres y Ramoncin. Los historietistas Carlos Giménez, Gin, Ivà, , L'Avi, GarcíaLorente, Óscar, Vives, Fer, Manel, Ventura & Nieto y Rafael Ramos, Vázquez (con el pseudónimo de sappo)  entre otros. Tiempo después algunos de ellos fundadores del semanarioEl Jueves”, heredero natural del humor y la Satira de el Papus.
Su portada  estaba dedicada a un tema que en el interior se abordaba de forma casi monográfica desde diferentes puntos de vista. En sus comienzos, se ocupaba de temas generales (el consumo, la contaminación, los jóvenes...) y secciones fijas como “La Papunovela” en sus paginas centrales, un fotocollage a todo color sobre el tema general de la semana. Poco a poco se fue imponiendo la parte gráfica, con páginas completas, caricaturas y cómics, reduciendo a segundo término el texto. Con el tiempo se fue politizando y abordando asuntos más concretos y directos, llegando a alcanzar fama de radical en su última época. Hacía gala de un humor novedoso y duro, con una estética gráfica muy informal, dibujo basto y texto abigarrado, que incluso fue calificada de "feísta" pero con un lenguaje descarado, directo y valiente., marcando siempre el limite de la censura y de la libertad de opinión durante la transición Española.

La característica de El Papus, Comenta Antonio Franco era que llamaba a las cosas por su nombre y de forma que todo el mundo lo entendiera, si dedicaba un número a la ley de educación "escribía que en el ministerio había burros y que de las aulas solo saldrían más burros". También el dibujante Óscar ha reivindicado el uso del lenguaje popular en las historietas.
El Papus 1977 la crisis 


El precio que pago la revista y sus creadores  por la defensa de la libertad fue realmente alto, tuvo el correspondiente reflejo en las respuestas administrativas.La revista padeció un asedio legal, secuestros,cierres, multas y procesos judiciales:
 el secuestro de un número, una primera suspensión por cuatro meses (5 de julio a 25 de octubre de 1975) y una segunda suspensión por otros cuatro meses (27 de marzo a 24 de julio de 1976).

También sufrió hasta 80 denuncias, con otros tantos juicios y sus correspondientes apelaciones. La denuncias a la publicación podían ser por motivos muy variados. Por ejemplo, mostrar una mujer en paños menores denominada "señorita Pepis" y un señor que le tocaba el culo y que, lógicamente, era "el tocador de la señorita Pepis". En otra ocasión, los fiscales se ensañaron con la "Papunovela",. Una mujer, decía el fiscal, fingía enseñar sus partes íntimas a unos hombres. Por supuesto, las citadas partes no se veían, pero el censor lo intuía. Del mismo modo que acusó a Ja de blasfemo por escribir "pene" y "testículos" porque enseguida se dio cuenta de que lo que quería escribir eran palabras más groseras. En este caso el dibujante no se benefició de la teoría de uno de los juristas del régimen que había sugerido que el pensamiento no delinque.

Pero lo más trágico es un atentado terrorista con paquete-bomba el 20 de septiembre de 1977 en el que resultó muerto el trabajador Joan Peñalver y heridos otros diecisiete.  Atentado del que nunca se esclarecieron suficientemente los autores y ha quedado impune. Según el abogado August Gil, experto en juicios relacionados con actos terroristas, ha analizado el sumario. Sus opiniones son contundentes: la policía actuó con negligencia, incompetencia e inhibición, lo que le lleva a pensar que hubo "obstrucción deliberada". Y según el periodista Xavier Vinader tras el atentado "se podían hallar conexiones entre grupos de extrema derecha y los servicios de seguridad del Estado". Por otra parte, el humorista  Ja ha señalado  que las cosas no son tan sencillas: "El Papus hizo una película de dibujos animados que tuvo premios en todo el mundo. TV-3 nunca la ha programado y los que decidieron vetarla fueron los Gobiernos de CiU, perfectamente de derechas".


El Papus, pese a los ataques reaccionarios, prosiguió su carrera desenfadada y agresiva casi diez años más. Al final, el desencanto de los intelectuales y el disentimiento del mercado, consiguieron lo que no habían logrado los fascistas.


En enero de 2015 saldrá al mercado Antología poética de El Papus con la idea de recopilar el material de El Papus por autores y por temas. El primer volumen dedicado a  Sor Angustias de la Cruz, que recopilará las historietas de este personaje, uno de los más míticos de la revista, creado por Ja, uno de sus autores más irreverentes, y publicado entre 1977 y 1979. En Sor Angustias de la Cruz, Ja activa su discurso contra la Iglesia Católica y, más concretamente, contra las monjas, rompiendo con acidez la imagen de benevolencia que tienen en la sociedad.

El segundo volumen: El Papus y la censura, un tema sobre el que sin duda hay mucho que decir, en un libro que incluirá material adicional sobre los diversos juicios, secuestros de la revista y anónimos amenazantes que se llegaron a recibir en su redacción.


fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/El_Papus
http://www.ciberniz.com/papus.htm
http://elpais.com/diario/2011/01/29/catalunya/1296266856_850215.html
http://www.rtve.es/television/documentales/el-papus-anatomia-de-un-atentado/
http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/papus-memoria-mala-baba-2768189
http://www.elconfidencial.com/cultura/2014-05-26/el-papus-el-rescate-de-la-risa-secuestrada_135013/
http://www.tebeosfera.com/documentos/documentos/contenidos_eroticos_de_el_papus_1973-1974.html
http://argantonioproyectoii.blogspot.com.es/2011/10/el-papus.html
http://asociacionculturaltebeosfera.blogspot.com.es/



lunes, 1 de diciembre de 2014

Después de todo, por José Hierro

Vida

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada

Grito "¡Todo!", y el eco dice "¡Nada!".
Grito "¡Nada!", y el eco dice "¡Todo!".
Ahora sé que la nada lo era todo
y todo era ceniza de la nada.


No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)


Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.


José Hierro



Enlaces:

lunes, 24 de noviembre de 2014

Encuesta Tercer aniversario






Este mes de noviembre hace tres años que comenzó esta aventura, pensamos que ya es hora de recibir vuestras impresiones. Es importante conocer las opiniones de todos vosotros que realmente sois los que hacéis este blog al leerlo

Esperamos vuestras respuestas a esta encuesta:







Muchas gracias por vuestra colaboración