Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

jueves, 13 de agosto de 2015

Derechos y Deberes. - Gandhi,




En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos.
Mahatma Gandhi


miércoles, 12 de agosto de 2015

Poema de amor y dolor - Iehuda Amikhai



Todo el tiempo que estuvimos juntos
fuimos como unas útiles y buenas tijeras.

Después de separarnos volvimos
a ser dos cuchillos afilados
clavados en la carne del mundo
cada uno en su lugar.


Iehuda Amikhai
(1924-2000)

martes, 11 de agosto de 2015

Llamada - Fredric Brown







El último hombre sobre la Tierra está sentado a solas en una habitación. Llaman a la puerta... 
FIN

Fredric Brown (1948)

lunes, 10 de agosto de 2015

Por si no lo sabían - Joaquin Sabina



Ernesto -  che guevara en los toros

Antonio Ordóñez  junto a su amigo Orson Welles Foto: Canito

Hemingway, junto a Antonio Ordóñez y Pepe Luis Vázquez, en la plaza de Murcia.

Lluís Companys en los toros en Sevilla.


A Francisco de Goya le gustaban los toros,
a Rafael Alberti le gustaban los toros,
a Pablo Picasso le gustaban los toros,
a Agustín Lara le gustaban los toros,
a Ava Gardner le gustaban los toros,
a Orson Welles le gustaban los toros,
a José Bergamín le gustaban los toros,
a Gerardo Diego le gustaban los toros,
a María Felix le gustaban los toros,
a Ignacio Zuloaga le gustaban los toros,
a Miguel Hernández le gustaban los toros,
a Ortega y Gasset le gustaban los toros,
a Indalecio Prieto le gustaban los toros
y a mi abuelo tambien.



 Sergio Ramos, Íker Casillas
Paz Vega
Sakira y Pique
Alberto Contador
A Bryce Echenique le gustan los toros,
a Miquel Barceló le gustan los toros,
a Joan Manuel Serrat le gustan los toros,
a Mario Vargas Llosa le gustan los toros,
a Caballero Bonald le gustan los toros,
a Enrique Morente le gustan los toros,
a Albert Boadella le gustan los toros,
a Almudena Grandes le gustan los toros,
a Felipe Benitez le gustan los toros,
a Francisco Brines le gustan los toros,
a Carlos marzal le gustan los toros,
a Sánchez Dragó le gustan los toros,
a Luis Eduardo Aute le gustan los toros,
a García marquéz le gustan los toros,
a Caco Senante le gustan los toros,
a Raúl Gonzalez le gustan los toros,
a Rosa Aguilar le gustan los toros,
al japones del siete le gustan los toros,
al defensor del pueblo le gustan los toros
y a mí también.



Joaquin  Sabina



Nicolás Sarkozy
Mario Vargas Llosa



Sabina/Serrat/Bosé



De purísima y oro - Joaquín Sabina








domingo, 9 de agosto de 2015

Decencia política. -Vicenç San Francisco





El 11 de septiembre de 1973, los golpistas Chilenos asesinaron a Salvador Allende en el Palacio de la Moneda. En 1970 Allende ganó unas elecciones con un programa concreto de reformas sociales, como la nacionalización de la banca y las minas de cobre, entre otros. Desde el principio la oposición de la derecha y el gobierno norteamericano de Nixon le pusieron las cosas difíciles, pero Salvador Allende prefirió ser fiel al mandato de su pueblo, permaneció en su lugar de presidente y pagó con su vida el compromiso de lealtad a la democracia, convirtiéndose en un claro referente de honestidad y valentía.





Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, se presentó a unas elecciones con un programa de cohesión social y  de no permitir más recortes para el pueblo griego, con propuestas económicas parecidas a las de Podemos en España. Estas medidas no impiden que Grecia tenga que pedir un nuevo
rescate en medio de duras negociaciones con sus acreedores Europeos y el 5 de julio decide realizar una consulta al pueblo griego para reforzar su postura de no aceptar según qué políticas económicas.

Los ciudadanos griegos, en un ejemplo de orgullo y valentía, le dan su apoyo. Pero el resultado final es frustrante y acepta peores condiciones que las sometidas a referéndum, trasladando su responsabilidad al pueblo Griego. Mucho más cerca nuestro, El Presidente Mas avanza las elecciones en Cataluña, cambia de socio, sustituyendo a UDC por ERC, se esconde en un cuarto lugar de la lista electoral (con el acuerdo de que se lo tiene que investir como presidente) y pretende no responsabilizarse de su gestión de desgobierno y recortes escondiéndolo todo bajo la nebulosa de unas elecciones plebiscitarias. 

 Nadie pretende que Tsipras o Mas se atrincheren en la plaza Sintagma uno, y en la plaza de Sant Jaume el otro, y que den su vida por sus compromisos. Sólo se los puede reclamar que tengan un mínimo de respecto a los ciudadanos y decencia política.

Vicenç San Francisco

No se me importa un pito que las mujeres... -Oliverio Girondo


No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero,
al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco
o con un aliento insecticida.
Soy perfectamente capaz de sorportarles
una nariz que sacaría el primer premio
en una exposición de zanahorias;
¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono,
bajo ningún pretexto, que no sepan volar.
Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!
Ésta fue -y no otra- la razón de que me enamorase,
tan locamente, de María Luisa.
¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos?
¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo
y sus miradas de pronóstico reservado?
¡María Luisa era una verdadera pluma!
Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina,
volaba del comedor a la despensa.
Volando me preparaba el baño, la camisa.
Volando realizaba sus compras, sus quehaceres...
¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando,
de algún paseo por los alrededores!
Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado.
"¡María Luisa! ¡María Luisa!"... y a los pocos segundos,
ya me abrazaba con sus piernas de pluma,
para llevarme, volando, a cualquier parte.
Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia
que nos aproximaba al paraíso;
durante horas enteras nos anidábamos en una nube,
como dos ángeles, y de repente,
en tirabuzón, en hoja muerta,
el aterrizaje forzoso de un espasmo.
¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera...,
aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas!
¡Que voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes...
la de pasarse las noches de un solo vuelo!
Después de conocer una mujer etérea,
¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre?
¿Verdad que no hay diferencia sustancial
entre vivir con una vaca o con una mujer
que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?
Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender
la seducción de una mujer pedestre,
y por más empeño que ponga en concebirlo,
no me es posible ni tan siquiera imaginar
que pueda hacerse el amor más que volando.


-Oliverio Girondo


Enlaces:

¡Azotadme! Oliveiro Girondo

sábado, 11 de julio de 2015

Nunca se tendrá un mundo tranquilo hasta que se extirpe el patriotismo en la raza humana.
George Bernard Shaw

viernes, 10 de julio de 2015

'¿Fue posible que yo no te supiera...' - J.Gil de Biedma


'¿Fue posible que yo no te supiera...'


¿Fue posible que yo no te supiera
cerca de mí, perdido en las miradas?

Los ojos me dolían de esperar.
Pasaste.

Si apareciendo entonces
me hubieras revelado
el país verdadero en que habitabas!

Pero pasaste
como un Dios destruido.

Sola, después, de lo negro surgía
tu mirada.


J. Gil de Biedma


Enlaces 

Contra Jaime Gil de Biedma
DE VITA BEATA ,

jueves, 9 de julio de 2015

Franz Kafka, Ante la Ley







Ante la ley hay un guardián. Un campesino se presenta frente a este guardián, y solicita que le permita entrar en la Ley. Pero el guardián contesta que por ahora no puede dejarlo entrar. El hombre reflexiona y pregunta si más tarde lo dejarán entrar.

-Tal vez -dice el centinela- pero no por ahora.

La puerta que da a la Ley está abierta, como de costumbre; cuando el guardián se hace a un lado, el hombre se inclina para espiar. El guardián lo ve, se sonríe y le dice:

-Si tu deseo es tan grande haz la prueba de entrar a pesar de mi prohibición. Pero recuerda que soy poderoso. Y sólo soy el último de los guardianes. Entre salón y salón también hay guardianes, cada uno más poderoso que el otro. Ya el tercer guardián es tan terrible que no puedo mirarlo siquiera.

El campesino no había previsto estas dificultades; la Ley debería ser siempre accesible para todos, piensa, pero al fijarse en el guardián, con su abrigo de pieles, su nariz grande y aguileña, su barba negra de tártaro, rala y negra, decide que le conviene más esperar. El guardián le da un escabel y le permite sentarse a un costado de la puerta.

Allí espera días y años. Intenta infinitas veces entrar y fatiga al guardián con sus súplicas. Con frecuencia el guardián conversa brevemente con él, le hace preguntas sobre su país y sobre muchas otras cosas; pero son preguntas indiferentes, como las de los grandes señores, y, finalmente siempre le repite que no puede dejarlo entrar.

El hombre, que se ha provisto de muchas cosas para el viaje, sacrifica todo, por valioso que sea, para sobornar al guardián. Este acepta todo, en efecto, pero le dice:

-Lo acepto para que no creas que has omitido ningún esfuerzo.

Durante esos largos años, el hombre observa casi continuamente al guardián: se olvida de los otros y le parece que éste es el único obstáculo que lo separa de la Ley. Maldice su mala suerte, durante los primeros años audazmente y en voz alta; más tarde, a medida que envejece, sólo murmura para sí. Retorna a la infancia, y como en su cuidadosa y larga contemplación del guardián ha llegado a conocer hasta las pulgas de su cuello de piel, también suplica a las pulgas que lo ayuden y convenzan al guardián. Finalmente, su vista se debilita, y ya no sabe si realmente hay menos luz, o si sólo lo engañan sus ojos. Pero en medio de la oscuridad distingue un resplandor, que surge inextinguible de la puerta de la Ley. Ya le queda poco tiempo de vida. Antes de morir, todas las experiencias de esos largos años se confunden en su mente en una sola pregunta, que hasta ahora no ha formulado. Hace señas al guardián para que se acerque, ya que el rigor de la muerte comienza a endurecer su cuerpo. El guardián se ve obligado a agacharse mucho para hablar con él, porque la disparidad de estaturas entre ambos ha aumentado bastante con el tiempo, para desmedro del campesino.

-¿Qué quieres saber ahora?-pregunta el guardián-. Eres insaciable.

-Todos se esfuerzan por llegar a la Ley -dice el hombre-; ¿cómo es posible entonces que durante tantos años nadie más que yo pretendiera entrar?

El guardián comprende que el hombre está por morir, y para que sus desfallecientes sentidos perciban sus palabras, le dice junto al oído con voz atronadora:

-Nadie podía pretenderlo porque esta entrada era solamente para ti. Ahora voy a cerrarla.

miércoles, 8 de julio de 2015

El dolor - Amalia Bautista

'El grito' de Munch


El dolor no humaniza, no ennoblece,
no nos hace mejores ni nos salva,
nada lo justifica ni lo anula.

El dolor no perdona ni inmuniza,
no fortalece o dulcifica el alma,
no crea nada y nada lo destruye.

El dolor siempre existe y siempre vuelve,
ninguno de sus actos es el último
y todos pueden ser definitivos.

El dolor más horrible siempre puede
ser más intenso aún y ser eterno.

Siempre va acompañado por el miedo
y los dos se alimentan uno a otro.

Amalia Bautista

martes, 7 de julio de 2015

booktubers

BOOKTUBER es una persona que hace reseñas de libros, pero en lugar de escribirla, se graba opinando y lo sube a YouTube o a alguna plataforma de vídeo.(Raiza Revelles)




Los booktubers son los culpables que una reseña del clásico medieval ElConde Lucanor, del infante Don Juan Manuel, llegue en nuestros días a 86.298 personas es una grata sorpresa. Que otra sobre Matara un ruiseñor, de Harper Lee, seduzca a 858.155 lectores, tanto o más. Y que dos hermanos, uno escritor, logren que sus recomendaciones literarias alcancen a 2.314.270 seguidores parece ya de otra galaxia. Los booktubers son un fenómeno de la prescripción en internet que, pese a su carácter audiovisual y juvenil, está empezando a cuestionar más de un prejuicio, sobre todo tras su expansión en español.

Así, la mexicana Fa Orozco, autora de esa primera reseña "malhecha", es la pionera en su país de un boom que reúne a medio centenar de bloggers o vídeoblogueros literarios, de los abiertos como Raiza Revelles (352.863 suscriptores) a los centrados en el young adult como el prometedor Alberto Villarreal. Hermanados por las vídeo-reseñas, los book tags (juegos o preguntas), los challenges(retos), los wrap up (libros del mes) y otras interacciones que cuelgan en Youtube y difunden por las redes sociales, los tres conocen y apoyan el auge booktuber, que ha arraigado en Argentina, Chile, Perú y España, país este con el escritor Javier Ruescas y el hiperactivo Sebas G. Mouret como referentes.
Para Ruescas, que ha dado el salto con sus tutoriales para escribir y publicar, el secreto del booktuber es hallar su "voz", ese trato de tú a tú, hijo del boca-oreja y lejano a la autoridad de la vieja crítica. Capaz, a su vez, de considerarse "un showman", el joven Mouret apunta que el entusiasmo y la sinceridad son las armas de estos prescriptores, aunque admite: "No hacemos crítica, sólo compartimos opiniones". Acusados por los puristas de amateurismo, poco rigor y falta de criterio, los booktubers juegan en otra liga, sí, pero siempre bajo el deseo de contagiar su pasión lectora y desterrar el estigma de que la juventud lee poco.
Como todo fenómeno reciente, además, está en evolución, y así lo prueban las mencionadas reseñas (en inglés, como todo empezó) de Harper Lee y de los VlogBrothers. La primera, perteneciente a la serie Thug Notes, la presenta Sparky Sweets, un personaje interpretado por el cómico Greg Edwards que bajo su pinta de rapero y su hablaslang esconde análisis de insólita madurez. En cuanto a los segundos, su historia daría para diez artículos, pero bastará recordar que sin ellos y sus nerdfighters no existiría el bestseller John Green, autor de Bajola misma estrella, y que tampoco existirían estos nuevos vloggers, que lo admiran, siguen e imitan por aclamación. Y pese a todo, hay que decirlo: los booktubers no son los nuevos críticos. Es cierto, pero están locos por leer y contarlo y han atraído a la industria editorial, que los fríe ya a novedades. ¿Tienen futuro, entonces? Decídanlo, ya saben cómo: exploren, naveguen y, sobre todo, no se dejen enredar.







booktubers en español.

 Hay booktubers al rededor de todo el mundo y todos tiene en común ese amor inmenso a la lectura y sus seguidores, es un poco complicado hacer esta lista, 

Fa de las palabras de Fa: Ella es mexicana, muy joven y es probablemente una de las pioneras de este título en latino américa. Su éxito sin lugar a dudas es su autenticidad.



El coleccionista de mundos: Tiene por nombre Sebastián y sus vídeos están muy bien trabajados, se esmera mucho en la edición y el contenido. 

 MariannaG: Es mexicana. Sus vídeos tienen mucha sinceridad y siempre da la sensación de que estamos hablando con una amiga pues transmite emociones.


MatíasG.B: Matías tiene un modo simple de hablar y es totalmente gracioso, pero tiene un contenido muy bien trabajado.



RaizaRevelle: Es probablemente la booktuber más divertida de todos, tiene mucha variedad de contenido pues no se centra solo en booktags o reseñas, también hace retos muy graciosos.



ValeBigotes: Es  impredecible. La mayoría de sus vídeos son cortos y van directo al grano con un toque de amistad y mucha sinceridad.



 LuaLunera: Es española, le encantan los libros.  Su lenguaje es fácil y aunque es tranquila siempre nos mantiene atentos.


Drew y Yai: Son pareja, no solo se interesan por la literatura, les aatare el mundo de la imagen y la comunicación en general, comentan libros, películas y series de tv., pero siempre tienen un punto nuevo de los temas y algunas veces están en desacuerdo lo que ayuda para abarcar más puntos de vista.




 Alberto Villareal: Tiene un modo muy especial de hablar, siempre es gracioso y hasta irreverete, pero consigue hablar de libros poco conocidos para la mayoría.