Ara mateix


Cridem qui som i que tothom ho escolti.
I en acabat, que cadascú es vesteixi
com bonament li plagui, i via fora!,
que tot està per fer i tot és possible.


Miquel Martí i Pol

lunes, 4 de mayo de 2015

Cuéntame cómo vives (cómo vas muriendo) - Gabriel Celaya



Cuéntame cómo vives;
dime sencillamente cómo pasan tus días,
tus lentísimos odios, tus pólvoras alegres...
y las confusas olas que te llevan perdido
en la cambiante espuma de un blancor imprevisto.
Cuéntame cómo vives.
Ven a mí, cara a cara;
dime tus mentiras (las mías son peores),
tus resentimientos (yo también los padezco),
y ese estúpido orgullo (puedo comprenderte).
Cuéntame cómo mueres.
Nada tuyo es secreto:
la náusea del vacío (o el placer, es lo mismo);
la locura imprevista de algún instante vivo;
la esperanza que ahonda tercamente el vacío.
Cuéntame cómo mueres,
cómo renuncias —sabio—,
cómo —frívolo— brillas de puro fugitivo,
cómo acabas en nada
y me enseñas, es claro, a quedarme tranquilo.


domingo, 3 de mayo de 2015

Laura Ascarza Ces - curación






Soy lesbiana, dijo, y el que algunos quieran curarme, depende de los días, me da bronca, indignación y hasta compasión. Cuando pienso en los que creen pueden... sanarme, arrancarme del alma el amor a otra mujer, y el deseo del cuerpo, me digo por qué no se sana de la ignorancia, la intolerancia, la corrupción en todas sus formas? 

Así, mientras intentan liberarme del pecado que solo existe en sus mentes, Carlos, es infiel a su esposa, María, roba en su trabajo, Javier, miente todas las veces que puede, Susana, evade impuestos, Luis, coimea al policía y Juan golpea a su mujer. Pero soy yo la amenaza a la familia, a la sociedad!! Qué hipócritas y cínicos.


Soy feliz, lesbiana y buena gente, dijo, si algo hay que curar que sea, primero, la cerrazón de las mentes todo lo demás vendrá por añadidura.


Laura Ascarza Ces


Laura Ascarza Ces

sábado, 2 de mayo de 2015

Elevación - CHARLES BAUDELAIRE


- Elevación
Más allá de los lagos, más allá delos valles,
de los montes, los bosques, de las nubes y el mar,
por encima del sol, mas allá de... los cielos,
por sobre los confines de la esfera estrellada,

te mueves ágilmente, ¡ oh tú espíritu mío!
y como un nadador complacido en la onda
con alegría surcas la inmensidad profunda
gustando un indecible y varonil placer.
Vuela lejos, bien lejos de estos miasmas malsanos;
marcha a purificarte en el éter más alto,
y bebe, cual un puro y divino licor,
ese fuego que colma los límpidos espacios.
Tras todas las molestias y las enormes penas
que agobian con su peso la existencia brumosa,
¡dichoso aquel que puede con sus alas pujantes
lanzarse hacia otro campo luminoso y sereno!
Y cuyos pensamientos igual que unas alondras,
en la libre mañana hasta el cielo se elevan,
-que vuela por la vida y sin esfuerzo entiende
lo que dicen las flores y todo lo que es mudo.
CHARLES BAUDELAIRE 




ÉLEVATION
Au-dessus des étangs, au-dessus des vallées,
Des montagnes, des bois, des nuages, des mers,
Par delà le soleil, par delà les éthers,
Par delà les confins des sphères étoilées,
Mon esprit, tu te meus avec agilité,
Et, comme un bon nageur qui se pâme dans l'onde,
Tu sillonnes gaiement l'immensité profonde
Avec une indicible et mâle volupté.
Envole-toi bien loin de ces miasmes morbides;
Va te purifier dans l'air supérieur,
Et bois, comme une pure et divine liqueur,
Le feu clair qui remplit les espaces limpides.
Derrière les ennuis et les vastes chagrins
Qui chargent de leur poids l'existence brumeuse,
Heureux celui qui peut d'une aile vigoureuse
S'élancer vers les champs lumineux et sereins;
Celui dont les pensers, comme des alouettes,
Vers les cieux le matin prennent un libre essor,
— Qui plane sur la vie, et comprend sans effort
Le langage des fleurs et des choses muettes!
CHARLES BAUDELAIRE 



ELEVATION
Above the ponds, above the valleys,
Mountains, woods, clouds, and seas,
Beyond the sun, beyond the heavens,
Beyond the confines of starry spheres,
My spirit, you roam with agility,
And, like a good swimmer bracing the waves,
You soar happily into profound immensity
With exquisite male delight.
Fly, far away from these noxious surroundings;
And cleanse yourself in the pure air above,
And drink, the clear fire that fills lucid spaces,
As you would a pure and divine liqueur.
Behind the nuisances, and the vast chagrins
Amassing with their weight our bewildered existence,
Happy is he who can with a vigorous wing
Propel towards the luminous and serene realms;
He whose thoughts, like larks,
Free, in the morning take flight,
— Hover over life, and understand with ease
The language of flowers and silent things!
CHARLES BAUDELAIRE 

viernes, 1 de mayo de 2015

La Muralla - Nicolás Guillén

La Muralla, obra de Ceverino inspirada en un poema de Nicolás Guillén.



Para hacer esta muralla,
tráiganme todas las manos:
Los negros, su manos negras,
los blancos, sus blancas manos.
Ay,
una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa, bien,
allá sobre el horizonte.

—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—Una rosa y un clavel...
—¡Abre la muralla!
—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—El sable del coronel...
—¡Cierra la muralla!
—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—La paloma y el laurel...
—¡Abre la muralla!
—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—El alacrán y el ciempiés...
—¡Cierra la muralla!

Al corazón del amigo,
abre la muralla;
al veneno y al puñal,
cierra la muralla;
al mirto y la yerbabuena,
abre la muralla;
al diente de la serpiente,
cierra la muralla;
al ruiseñor en la flor,
abre la muralla...

Alcemos una muralla
juntando todas las manos;
los negros, sus manos negras,
los blancos, sus blancas manos.
Una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa, bien,
allá sobre el horizonte...


Nicolás Guillén


miércoles, 8 de abril de 2015

Errico Malatesta






¿Por qué ocultar ciertas verdades, hoy que son del dominio de la historia y pueden ser una enseñanza para el presente y para el porvenir?
Errico Malatesta

martes, 7 de abril de 2015

LA SUPERFICIE DEL SOL de CHARLES BUKOWSKI


Los toros son grandiosos
como la superficie del sol
y aunque los matan para las rancias multitudes,
es el toro quien atiza el fuego,
y aunque hay toros cobardes
tanto como toreros y hombres cobardes,
generalmente el toro se mantiene puro
y muere inmaculado
sin ser tocado por símbolos y élites o falsos amores,
y cuando lo sacan arrastrando
nada ha muerto
y el hedor final
es el mundo.

Charles Bukowski.




the bulls are grand as the side of the sun

and although they kill them for the stale crowds,


it is the bull that burns the fire

,
and although there are cowardly bulls as


there are cowardly matadors and cowardly men,


generally the bull stands pure


and dies pure


untouched by symbols or cliques or false loves,


and when they drag him out


nothing has died

something has passed


and the eventual stench


is the world.


Charles Bukowski.

Enlaces:
El genio de la multitud
Atrapado 

lunes, 6 de abril de 2015

'Tragedia' Vicente Huidobro



María Olga es una mujer encantadora. Especialmente la parte que se llama Olga.
Se casó con un mocetón grande y fornido, un poco torpe, lleno de ideas honoríficas, reglamentadas como árboles de paseo.


Pero la parte que ella casó era su parte que se llamaba María. Su parte Olga permanecía soltera y tomó un amante que vivía en adoración ante sus ojos.

Ella no podía comprender que su marido se enfureciera y le reprochara infidelidad. María era fiel. ¿Qué tenía él que meterse con Olga? Ella no comprendía que él no comprendiera. María cumplía con su deber, la parte Olga adoraba a su amante.

¿Era ella culpable de tener un nombre doble y de las consecuencias que esto puede traer consigo?
Así, cuando el marido cogió el revólver, ella abrió los ojos enormes, no asustados, sino llenos de asombro, por no poder comprender un gesto tan absurdo.

Pero sucedió que el marido se equivocó y mató a María, a la parte suya, en vez de matar a la otra. Olga continuó viviendo en brazos de su amante, y creo que aún sigue feliz, muy feliz, sintiendo sólo que es un poco zurda.

Vicente Huidobro

domingo, 5 de abril de 2015

Parque Inés de Suárez de Gabriel Zanetti




  • para Gonzalo Boudony Juan Sebastián Rodríguez.

    Los jóvenes drogados en la banca nos miran sin ver
    hasta que la pelota de pimpón cae en sus zapatillas caras.

    La moda son cortes de futbolista
    ademanes choros y estar al borde de la pelea.

    Con el guardia un año mayor fuman sus primeros cigarros
    y silban las mujeres que pasan.

    Un anciano inmóvil es un niño fantasma mirándose en la pichanga
    mientras su mujer hace del lugar un manicomio corriendo por los montículos.

    El atardecer es perfecto para los perros ylos árboles
    para los que se aman y beben tras los matorrales.

    En el parque nunca es tarde
    el agua sigue corriendo en la pileta.
  • Gabriel Zanetti
Enlaces: 

sábado, 4 de abril de 2015

'Oscar Wilde y Lord Alfred Douglas' Alicia Misrahi.


Alfred Douglas consideraba a Óscar Wilde como la representación del éxito, la brillantez y el mundo artístico. Cuando se conocieron, Wilde no era muy atractivo, se encontraba excedido de peso, fofo y tenia los dientes estropeados por el mercurio que había injerido para curar la sífilis. Sin embargo, Óscar compensaba sus carencias con ingenio y una conversación brillante, en la que abundarían comentarios como: «un cínico es alguien que conoce el precio de las cosas pero no su valor».

Alfred Douglas, a quien llamaban Bosie, había sido acusado de no corresponder al amor de Wilde, de quien aprovechaba su dinero y su generosidad. De igual manera, Alfred lo quiso a su manera y quizás su único error fue ser demasiado joven. En 1891 se conocieron, Alfred apenas tenia 21 años mientras que Wilde 37. Juntos exploraron el camino de la prostitución masculina en Londres durante la época victoriana. Al respecto, Óscar Wilde comparaba estas prácticas con «cenar con panteras», aludiendo a su peligrosidad. En alguna ocasión, uno de estos chicos, Albert Wood, se apoderó de algunas cartas que Wilde enviaba a Douglas y demandó una suma de dinero para devolverlas.

Alfred era un joven un tanto egoísta, muchas veces propenso a las rabietas y otro tipo de escenas en público, las cuales irritaban a Óscar. Además tenia ojos azules y cara de niño. Incluso, absorbía la mayor parte del tiempo de Wilde y le imposibilitaba escribir. Wilde disfrutó unos cuantos años de gloria, de 1892 a 1895, con el éxito de obras como “El abanico de lady Windermere” o “La importancia de Llamarse Ernesto”.

La vida de Wilde no fue fácil, muchas veces parecía caminar hacia la autodestrucción, en el fondo vivia atormentado por su homosexualidad. Douglas se dedicaba al jardín, o a aporrear el piano. Luego ambos iban al teatro, a conciertos, o a cenar, simulando ser desconocidos. Estaban conscientes de que el escásndalo estaba a la vuelta de la esquina. El peligro enardecía aún más su pasión. El escándalo estalló, y la verguenza, la ira y la venganza sulfuraron al padre del joven Douglas. El marqués presentó pruebas referidas a la homosexualidad de Wilde (la cual era considerada un delito). A raíz de ello, Óscar fue sentenciado a dos años de trabajos forzados por el crimen de sodomía. Sin embargo, tuvo la oportunidad de huir a París cuando se supo que la sentencia le iba a ser desfavorable, pero, en contra de los consejos de sus amigos, no lo hizo.

La sociedad en la que vivio Wilde condenaba la homosexualidad, entonces, naturalmente, el camino que tomaría Óscar seria el del matrimonio. Después de tener varias novias, se casó en 1824 con Constance Lloyd a los 29 años. Su esposa era una mujer bella y leal que intentó por todos los medios comprenderle. Con ella, tuvo dos hijos que la estropearon por lo que él empezó a sentir horror ante cualquier contacto y la convenció para que no tuvieran relaciones sexuales.

En 1886, la vida de Wilde cambió; le sedujo Robert Ross, un muchacho de diecisiete años que se convertiría en su amigo incondicional hasta el final y en su albacea literario, y descubrió el placer y la alegría del sexo entre hombres. Lord Alfred se casó, y Wilde enfermó de pena y cayó en la bebida. Se fué a París. Allí, sucio, sin dientes, casi ciego por la tracoma que atacó sus ojos, y convertido en un mendigo, leyó que Lord Alfred y su esposa habían tenido un hijo. Esto terminó de destruirle. Murió de meningitis a los 46 años, en 1900.

 Alicia Misrahi.

Algunos extractos basados en 99 Amores de la Historia de Alicia Misrahi.

viernes, 3 de abril de 2015

No la boca sino el beso - Luis Eduardo Aute -

Autor: Luis Eduardo Aute
No la boca sino el beso

No la boca sino el beso
fue el crimen, transgresión
humana de lo Perfecto;
boca que por el beso
se traiciona contra Dios
para besarse en su espejo.
Ensimismado,
el Verbo Infinito reflexiona,
se observa
desde el féretro
La palabra
se nombra paradoja.
Labios contra labios,
rocío tierno, húmeda flor
del reflejo suicida
quebrantando la ley por el deseo.
Lenguas contra lenguas, hambres
cruzadas convocan
en lid lenguajes
inversos.
Boca que por el beso
abrió la puerta Nunca
del Árbol del Conocimiento,
beso que se besa,
sed de ser sed,
origen y fin del círculo
eterno:
iris, planeta, pupila del Éxtasis,
anillo del agua, la cifra cero,
pompa, torbellino, espectro del arco
iris, seno y óvulo y órbita
del centro, latido,
latido, latido contra sí mismo,
corazón circular del Universo.
Esfera del Azar, fe de Armonía;
engendra la fe del Azar
el fuego.
Voluntad de luz, voluntad de sombra,
voluntad de beso entre infierno y cielo;
beso inmortal
que asesina su muerte.
Alma del amor
contra amor del cuerpo.
Siguen los años pasando, impasibles.
Por ahí asoma
el final del Trayecto, cerca,
tan cerca que anuncia los labios
que habrán de sellar el último
beso.
Bésame, bésame
y dame tu nombre:
Yo, Tú, Él,
las tres personas del Verbo.